como trabajar en equipo con personas difíciles

Cómo trabajar en equipo con personas difíciles: 7 consejos que te ayudarán en la tarea

Saber trabajar en equipo es más que importante en cualquier empresa, institución u organización. Los equipos efectivos pueden lograr grandes objetivos a la vez que generar un ambiente de trabajo positivo. Claro que no siempre es fácil conseguirlo.

Todos hemos experimentado la frustración que conlleva tener que trabajar con personas difíciles. Ya sea un compañero de equipo que siempre critica, alguien que nunca cumple con sus plazos, o una persona que parece desinteresada en colaborar, por poner solo algunos ejemplos.

Estas situaciones pueden ser todo un desafío tanto a nivel personal como para una empresa o departamento. No hay que olvidarse nunca que el estado emocional puede afectar a nuestro trabajo.

Como tratar a personas difíciles en el trabajo

Como psicóloga, me gustaría compartir algunas estrategias sencillas y prácticas para fomentar un entorno de trabajo más favorable y armonioso. No es magia, pero, sí que podemos mejorar la situación si nos lo proponemos.

Entender la perspectiva del otro

El primer paso para trabajar con personas difíciles es tratar de entender su perspectiva. Pregúntate por qué esa persona puede estar actuando de esa manera. ¿Está bajo mucho estrés? ¿Tiene problemas personales que afectan su comportamiento?

A veces, las personas actúan de manera negativa porque se sienten incomprendidas o poco valoradas. Mostrar empatía y tratar de comprender su punto de vista puede ayudar a reducir las tensiones.

Mantén la comunicación abierta y de forma honesta

La comunicación es clave para resolver conflictos. Hablar con personas que plantean comportamientos difíciles, requiere una respuesta de manera abierta y honesta, pero también respetuosa y sin acusaciones. Usa declaraciones en primera persona, como: “Me siento frustrado cuando…” en lugar de “Tú siempre…”. Esto ayuda a evitar que la otra persona se sienta atacada y se ponga a la defensiva.

Establecer límites claros

Es importante establecer límites claros y mantenerlos. Si alguien está siendo irrespetuoso, es importante hacerle saber que ese comportamiento no es aceptable.

Por ejemplo, podrías decir: “Aprecio tu opinión, pero sugiero que sea centrada y respetuosa para que podamos trabajar juntos de manera efectiva”.

Fomentar un ambiente de colaboración

Intenta fomentar un ambiente de colaboración en lugar de competitivo. Anima a todos los miembros del equipo a compartir sus ideas y opiniones, y no olvides practicar el reconocimiento de las contribuciones de cada persona.

Un ambiente colaborativo puede ayudar a disminuir los comportamientos negativos, ya que las personas se sienten más parte del equipo y menos propensas a actuar de manera ardua.

Desarrollar la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad de reconocer, entender y manejar nuestras propias emociones y las de los demás. Desarrollar esta habilidad puede ser muy útil al trabajar con personas ciertamente intratables.

Aprende a mantener la calma y a responder de manera constructiva en lugar de reaccionar impulsivamente. Esto puede ayudar a desescalar situaciones tensas y fomentar una mejor comunicación.

Buscar soluciones, no culpables

Una de las fórmulas que siempre me gusta plantear para resolver cualquier tipo de problema es la búsqueda de soluciones como preferencia.

En lugar de enfocarte en culpar a la persona poco tratable, intenta encontrar soluciones al problema. Por ejemplo, si alguien no cumple con sus plazos, podrías trabajar juntos para identificar las barreras y encontrar formas de superarlas. Este enfoque constructivo puede ayudar a resolver el problema sin escalar el conflicto subyacente.

Practicar la escucha activa

La escucha activa es una habilidad indispensable al trabajar con personas adustas. Esto, significa realmente escuchar lo que la otra persona está diciendo, sin interrumpir y con una mente abierta y flexible. Haz preguntas para clarificar con las que demostrar que estás prestando atención.

Esto no solo ayuda a entender mejor el problema, sino que también muestra a la otra persona que valoras su opinión.

Tratar con personas conflictivas en el trabajo es todo un desafío. Pero el objetivo será siempre mejorar la situación general del equipo de trabajo, lo que a medio y largo plazo redundará en beneficio de todos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *